foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
peondecampo

Peondecampo

Facebook

Parque Nacional Lanín

El Parque Nacional Lanín está ubicado en el sur de la provincia de Neuquén. Posee una superficie de 412.013 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de Bosques Patagónicos con sectores de Estepa Patagónica y Altos Andes. lanin p olivieri

El Decreto Nº 105.433, de 1937, fijaba para distintos territorios en la Patagonia andina la condición de reservas con destino a la posterior creación de parques nacionales. Uno de tales territorios, en el SO de Neuquén, era la Reserva Lanín. Al año siguiente, por el Decreto Nº 125.596 de febrero de 1938, los límites primeramente establecidos fueron redefinidos y en abril del año 1945, el Decreto Ley Nº 9504, ratificado por la Ley Nº 13.895, declaraba Parque Nacional a varias reservas y entre ellas a la Reserva Lanín.

El majestuoso volcán Lanín que se alza a unos 3.776 metros en la cordillera de los Andes domina desde ciertos sectores el Parque Nacional que lleva su nombre. Este se encuentra ubicado en las ecorregiones del Bosque Patagónico, Altos Andes y la Estepa Patagónica. Un rosario de veinticuatro esplendidos lagos glaciarios, ríos, saltos y cascadas, como Chachín, se encuentran en sus límites.

Oxalis-adenophilla-cuye El Parque se encuentra al pié de la cordillera de los Andes. Por tal motivo su flora presenta una variación altitudinal considerable, dada en función de la disminución paulatina de las precipitaciones a medida que se avanza hacia el este.

 Este fenómeno está determinado por los vientos húmedos provenientes del océano Pacífico (oeste), que al ascender por el lado chileno, condensan su humedad; y al pasar al lado argentino la descargan en forma de lluvia o de nieve para luego continuar secos hacia el océano Atlántico (este).

 El paisaje alterna desde las altas cumbres casi desnudas de vegetación, pasando por lengas achaparradas , la lenga arbórea, el bosque mixto de coihue, raulí, roble pellín y ñire, con sotobosque de cañas y arbustos; llegamos al ecotono entre el bosque y la estepa, donde el ciprés, el radal, pastos duros, arbustos y matas achaparradas habituadas a un régimen de lluvia escaso, se conjugan para dar lugar a la estepa patagónica.

 Las plantas exoticas Generalmente provenientes de Europa o América del Norte, han sido plantadas con un fin decorativo o con fines comerciales.

En el primer caso figuran la rosa mosqueta, los álamos, los lupinos y la retama. En el segundo se incluyen la mayoría de pinos que se ven en las forestaciones, especialmente en el área de Meliquina y Filo Hua Hum, ya que éstos sólo demoran quince años en ser un producto maderable, contra los 25 o 40 que demanda una especie nativa.

 Clima

Templado húmedo (a excepción de la zona altoandina, sujeta al régimen de nieves). Las temperaturas medias van desde los 4°C en invierno a los 20°C en verano. Las precipitaciones promedian los 1.800 mm anuales, aunque en ciertas áreas cordilleranas superan los 4.000 (por ejemplo, Queñi y Quillén-Añihuaraqui). Las lluvias se concentran de mayo a agosto, con picos en junio y las nevadas, de mayo a octubre. Se recomienda visitar a fines de primavera, verano y principios de otoño (noviembre-abril).

 Fauna

La fauna del área protegida abarca 233 especies de vertebrados nativos. Pumas, zorros y un marsupial, el monito de monte, se encuentran entre los mamíferos y el churrín grande, el cóndor, el aguilucho cola rojiza, el fío fío silbón como representantes entre las aves.

Los mamíferos predominantes son el puma, el zorro colorado y el gato montés.

Dos cérvidos, con diferente suerte, dominan la escena: el pudú, pequeño y de tan sólo 40 centímetros de alzada, y el huemul. Sometidos a una competencia feroz por la presencia del ciervo colorado, la presencia del primero se ha visto reducida notablemente, y para el segundo, clasificado en peligro de extinción, parece ser bastante crítica ya que no existen registros relativamente recientes

El huemul parece haber sido bastante abundante en la zona del Parque Nacional. Aparentemente, también las enfermedades transmitidas por el ganado, como la aftosa, habrían sido el factor principal en la regresión de la especie en toda el área del Parque y territorio provincial contiguo.

Completan la lista varias especies de roedores. De estas últimas se destacan un tuco-tuco (Ctenomys maulinus), abundante en Chile pero que en Argentina sólo se ha hallado en el Parque Nacional Lanín; similar situación se da con el degu (Octodon bridgesi) cuyos únicos especímenes hallados en la Argentina corresponden a la zona de Currhué. En tanto, la rata de los pinares (Aconaemys sagei), resulta hasta el momento un endemismo estricto del Parque, hallado sólo en la zona de los lagos Quillén y Hui-Hui.

No se conoce con exactitud la situación del gato huiña (Felis guigna), especie endémica de los bosques subantárticos que ha sido clasificada como vulnerable en el país. De acuerdo a información suministrada por guardaparques existen registros relativamente recientes en el área de los lagos Quillén y Huechulafquen. Las dificultades para una correcta identificación en el campo con el gato montés (Oncifelis geoffroyi), también presente en el Parque, nos permiten tener una idea más clara de su situación.

Una de las presencias más importantes del parque es la del Monito de monte (Dromicyus australis) el marsupial más pequeño de la Argentina, de hábitos nocturnos, pariente de los canguros y del koala.

 fuentes:www.sanmartindelosandes.gov.ar/

            www.parquesnacionales.gob.ar/

 

MiriamTarot
Cursos Online