foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
peondecampo

Peondecampo

Facebook

Cercano a los años 50 en Esperanza, ciudad cercana a Santa Fe Capital, la primera colonia agrícola argentina, en una visita del entonces General Presidente Juan Perón, en un encendido discurso pronunciado, declaro la guerra comercial a los Estados Unidos de Norteamérica.

Y fue bien claro, al decir que si los americanos querían pintar sus casas de madera con el aceite de lino La historia del "Pampa"que hasta entonces les proveímos, tendrían que traer las mismas a la Argentina... Una gran preocupación surgió entre los asistentes, ya que la mayor parte de la maquinaria agrícola era de origen americano, y se dice que los tractores en particular escaseaban, y que era necesario ser afiliado al partido peronista para conseguir uno. Para solucionar el problema el Presidente, anuncio "los fabricaremos en nuestro país, en tres meses estará listo en marcha el primero de una gran serie". Costaba mucho creerlo.


Como a esa altura no se tenia tan siquiera idea de que tractor fabricar, y la promesa estaba lanzada, lo primero que se hizo fue una encuesta...un grupo de expertos recorrió la ruta 9 desde Buenos Aires hasta Córdoba, ingresando a cada establecimiento rural para preguntar cual era el tractor que mejor funcionaba y era mas sencillo de copiar. El mas votado fue el tractor Lanz Bulldog, de origen Alemán, producido en Mannheim, era también fabricado en Italia por la firma Landini y en Polonia con el nombre de Ursus. Las razones eran varias, ya que se trataba de un motor muy sencillo, de un solo cilindro, que trabajaba por autoencendido y que solo requería un calentamiento previo a la puesta en marcha, para lo que se utilizaba una lámpara a bomba alimentada con kerosén, eliminándose así todo componente eléctrico. Como el combustible Diesel-oíl entonces escaseaba, este tractor también ofrecía la ventaja de aceptar una mezcla preparada con keroséne y aceite usado, y hasta aceite o grasa animal. Su potencia permitía reemplazar también a las viejas calderas de vapor que se utilizaban para mover las trilladoras estacionarias de trigo y lino.


Cuando la encuesta estuvo lista, ya se habían consumido gran parte de los tres meses disponibles, de manera que había que apurar el trámite, decidiéndose entonces importar desde Uruguay dos tractores Lanz. Uno de ellos fue íntegramente desarmado y sus innumerables partes desparramadas en el piso de un galpón desocupado perteneciente a I. A. M. E (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado), en Córdoba. Todos los industriales con posibilidades de fabricar alguna pieza fueron convocados, y a muchos de ellos se les proveyó de maquinas, materiales y herramientas.


El plazo era imposible de cumplir, claro, pero como el prestigio estaba en juego, algo había que hacer. Es así que al segundo Lanz se le reemplazo la parte frontal, único lugar donde aparecía la marca Lanz, por una fundida y maquinada localmente, que decía "Pampa – I. A. M. E. - Industria Argentina", enmarcada por una insignia que contenía un engranaje atravesado por dos alas. Completado el camuflaje al reemplazar el color azul por un llamativo anaranjado, entonces el 7 de octubre de 1952 fue puesto en marcha el primer Pampa, se lo llevo a Buenos Aires, y se lo mantuvo en marcha durante varios días al pie del Obelisco, al lado de una bandera Argentina. El pueblo, ajeno a este proceso, una vez mas se asombraba. El 31 de diciembre del mismo año se completaron 15 unidades que salieron a recorrer el país, en carácter experimental, arrastrando un arado de cuatro rejas, Efectuando exitosas demostraciones.


Luego se instalo una fabrica en una nueva planta en Estación Ferreira, el 28 de junio de 1954 efectúa su primera entrega de tractores para su comercialización, compuesta de 12 unidades.
I.A.M.E. luego del golpe militar de 1955 cambia su nombre a DINFIA (DIrección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas).
La cantidad de tractores Pampa fabricados desde 1952 hasta 1963 es de 3760 unidades, que se vendieron a un precio inicial de $ 85.000,o llegando luego a los $ 326.000,o; inflación mediante. De todos modos, el precio estaba debajo del costo.

 

Ficha Tecnica
Mono cilíndrico: Consta de solo un cilindro.
• Semidiesel: En los años de fabricación funcionaba con diesel, combustible que finalizo de producirse, por lo que hoy puede funcionar con gasoil o con kerosene.
• Potencia: 50 HP en la barra de tiro y 55 Hp en la polea.
• En el inicio de su producción solían fabricarse con ruedas de fierro que luego fueron remplazadas por ruedas de goma, de las cuales las traseras tenían tacos de banda unida.
• Sistema de encendido: se calienta “el culatín” con una lámpara (especifica para este tractor), luego se procede a dar impulso con el arranque eléctrico (este ejemplar fue uno de los pocos que conto con este tipo de arranque), de no contar con el mismo, se debe” amacar” con el volante que posee a un lado, luego el cilindro toma velocidad y el motor ya se encuentra en marcha. Previo a esto se debe prestar atención, ya que el impulsor puede tomar giro hacia la derecha o hacia la izquierda, para esto contamos con un reloj visor que indica el sentido de giro.
• Caja de velocidad: de tres marchas con alta y baja.
• Velocidad Máxima: 22 km/h.

 

Curiosidades del Pampa

El “Pampa” solía traer algunos dolores de cabeza, recordemos que previo a la incorporación de este tractor las labores se realizaban con caballos, y la mayoría de las historias refieren a su capacidad de invertir la marcha, provocando no pocos accidentes. Esto era en particular peligroso cuando en plena aceleración las vueltas caían durante un esfuerzo, el pistón no llegaba a completar la compresión, para volver invirtiendo la marcha y salir el tractor disparado hacia atrás. Se sabe de muchos accidentes fatales y paredes de galpones derrumbadas por esta diabólica maquina, responsable también de incendios de campo al despedir combustible encendido. Su puesta en marcha era un tema, ya que el precalentamiento con la lámpara a bomba tomaba tiempo, sobre todo en invierno, ya que esta no siempre funcionaba bien. La solución llego junto al gas, fabricándose en Esperanza un quemador alimentado por medio de garrafas.

 

• Gastau de fábrica: La historia mas llamativa dice que, como el tractor desarmado del cual se copiaron las piezas era usado, las unidades nuevas que luego se fabricaron estaban ya desgastadas...cualquier semejanza con la actualidad o el futuro inmediato, no es pura coincidencia.

 

• Más que un dolor de cabeza: Colonos de aquellas épocas, que pueden dar testimonio, cuentan que debido al ruido que provoca la explosión, de la combustión del motor, las personas que trabajan en el tractor por tiempos prolongados sufrían de problemas auditivos.

 

• Tacurú había que ser: un lugareño de la ciudad de Gualeguaychú relata que conducía los tractores “pampa” desde la ciudad de Ferreira, provincia de Córdoba, hasta las concesionarias de la zona del sur entrerriano, una distancia aproximada de 700 km. Recordemos que la velocidad máxima del tractor es de 22 km/h.

 

Marzo de 1957. La idea del gobierno de facto era realizar una especie de marketing, con la intención de ver si se podía incrementar las ventas. La llegada de los tractores importados iba acotando el mercado. Se promovían reuniones de chacareros en diferentes poblaciones. Eran entrevistados por conocidos periodistas que seguían los lineamientos de la nueva DINFIA, y luego pasaban la filmación en el “Noticiero Argentino” que se divulgaba en los intervalos de los cines.

En esta ocasión la elegida fue Oncativo. Se trataba de una fiesta importante. Asado gratis para todos. Las cámaras tomaban una y otra opinión de quienes habían adquirido dicha marca. Hablaban maravillas de las virtudes del “PAMPA”. Todas favorables hasta que llegaron a don Bartolomé Peduzzi, un italiano de hablar fuerte y sincero hasta lo impensado. El conductor que tenía el micrófono lo saluda cordialmente, ambos parados delante del impecable “forzudo” nacional. Lo único que le habían advertido a Peduzzi era que dijera la verdad. Nada más que la verdad. Comenzó el interrogatorio.

¿¡¡Quisiera que nos diga el por qué usted ha optado por comprar nuevamente otro Pampa!!? Hable con absoluta sinceridad! (esperando otro elogio). Peduzzi fue al grano: “Usted quiere la verdad, pero la verdad verdad… bue… compré el Pampa porque no me alcanzaba la plata para un Jhonn Deere”

 


El Pampa, como se menciono anteriormente, proviene del tractor Lanz, y es una copia exacta del mismo. 

• Este Tractor Vale Oro: Existe una misteriosa historia sobre el oro nazi, así se conocía al oro que fue confiscado a los judíos y el saqueado a los países ocupados bajo la forma de botín de guerra. Según los cálculos el oro nazi habría ascendido a varios miles de millones de dólares. Después de la Segunda Guerra Mundial la onza de oro se fijó en 35 dólares, actualmente vale más de 500 dólares.

 

Estos últimos años en Chile, Argentina, Perú y otros países se ha visto alemanes, comprando tractores marca Lanz año 1945 mejor conocidos como Lanz BullDog 1945, que en los cigüeñales tengan números de serie terminados en 707 y 747. Aparentemente el oro habría sido fundido en piezas de los tractores, aproximadamente 2 kilos. Esa es la razón de las grandes sumas pagadas por cada tractor. Se estima que en Chile más de 1000 tractores Lanz BullDog 1945 han sido comprados y enviados de vuelta a Alemania.

 

http://tractorpampa.blogspot.com.ar/

http://www.argentinafolkloreyprovincias.es/

MiriamTarot
Cursos Online